¿Vas empezar a invertir? Descubre cuál es el primer paso
En el artículo descubrirás:

Si vas a empezar a invertir en 2021, lo primero que deberías hacer es conocer las diferentes estrategias de inversión que puedes seguir, y elegir la que mejor se adapte a tus objetivos y a tu forma de ser. 

 

Si vas a empezar a invertir en 2021, lo primero que deberías hacer es conocer las diferentes estrategias de inversión que puedes seguir, y elegir la que mejor se adapte a tus objetivos y a tu forma de ser. Hay quien se decanta por inversión inmobiliaria, pero esa la vamos a dejar a un lado para centrarnos en lo que hacemos nosotros: inversión en bolsa.

¿Cuál es la estrategia de inversión más adecuada para ti?

Vamos a ayudarte a descubrirlo.

¿Vas empezar a invertir? Descubre cuál es el primer paso - 1

Imagen de Bohdan Chreptak en Pixabay

¿Por dónde empezar si quiero invertir?

Cuando nosotros empezamos a invertir, allá por los años 90, no sabíamos muy bien cómo sería nuestro camino. Nuestro objetivo inicial era tener una rentabilidad positiva todos los años.

“Si no inviertes la inflación se come tus ahorros”

“A largo plazo todo sube”

Pensábamos que el mercado siempre sube y que las rentabilidades positivas son regaladas para los que están invertidos en el mercado financiero.

Nada más lejos de la realidad.

Por suerte no existe una única manera de tener buenos resultados en las inversiones. Aunque en todas ellas el factor suerte es el de menor importancia. Lo más importante es decidir qué estrategia adoptar, y si esta estrategia está de acuerdo con tu perfil de inversor.

Entonces, antes de iniciar una inversión, debes definir tu plan estratégico para construir tu cartera de acuerdo con los objetivos personales de corto, medio y largo plazo.

¿Por qué es importante adoptar una estrategia de inversión?

Como dijimos anteriormente, las rentabilidades positivas no son regaladas, sino conquistadas.

De manera general, cuando alguien va a comprar ropa, mira en diferentes tiendas, compara precios, tallas, colores y marcas para decidir qué y dónde comprar. Cuando decide comprar un coche, una nevera o un piso adopta el mismo comportamiento. Estudia los detalles de cada uno, hace planillas comparativas, revisa precios y después de meditarlo bien es cuando se decanta por el producto seleccionado.

Te ha pasado, ¿no?

Sin embargo, por increíble parezca, cuando una persona decide invertir su dinero se olvida de todo lo que sabe hacer o le enseñaron y decide a la ligera. En muchas ocasiones las personas invierten en determinados fondos o acciones solo porque sus amigos están diciendo que tienen su dinero ahí. O porque están todos hablando sobre un determinado tema, como Bitcoin o Tesla.

¿Y qué suele pasar entonces? Pues la gran mayoría de las veces el resultado es mediocre. Y las personas terminan con la idea de que la bolsa es un casino y que perder dinero consistentemente en el mercado financiero es lo normal.

Empezar a invertir sin una estrategia es lo mismo que salir navegando en un velero sin saber a qué puerto dirigirse. Todos los vientos te llevaran a un sitio, pero seguramente ninguno será el que querías llegar.

Entonces, el primer paso para empezar a invertir es elegir el tipo de estrategia de inversión que se va a adoptar. Así sabremos a qué puerto llegaremos y cuándo se estima la llegada.

La estrategia de inversión va de la mano del objetivo que busquemos

Supongamos que el objetivo del inversor es hacer crecer su patrimonio a una tasa de 8% anualizado para poder jubilarse dentro de 30 años de manera confortable. En este caso sin saber cuáles son las estrategias existentes, el inversor no sabrá qué hacer para obtener esta rentabilidad. Puede que invierta una gran parte de su cartera en acciones de poco crecimiento o renta fija, y se conviertan en una carga que lastre su rentabilidad futura.

Por otro lado, puede haber un inversor que ya esté jubilado, pero necesite complementar su pensión. En este caso, quizás, lo mejor sería invertir gran parte de la cartera en acciones de poco crecimiento, pero que paguen dividendos regularmente, o en renta fija con pagos regulares de intereses. Este inversor no está tan preocupado en el crecimiento del patrimonio, sino en tener una renta pasiva para complementar su pensión.

Una misma estrategia puede ser buena o mala dependiendo de los objetivos que tengas y el plazo.

Una vez establezcas el objetivo centrado tus necesidades es cuando debes seleccionar la estrategia de inversión del capital.

Estrategias de inversión

¿Eres un inversor paciente? ¿Te asusta el riesgo? ¿Buscas altas rentabilidades y puedes asumir pérdidas? ¿Quieres rentas pasivas? El tipo de inversor que seas, junto con tus objetivos, definen tu estilo de inversión y la estrategia a seguir. No adelanta adoptar una forma de invertir que no va contigo, porque ni dormirás por las noches, ni terminará bien.

La estrategia de inversión suele ir ligada a determinados tipos de valores. Aquí os vamos a resumir los más habituales, con sus pros y sus contras:

  • Dividendos o Ingresos Pasivos
  • Inversión Sostenible
  • Inversión de crecimiento (Growth)
  • Inversión de pequeña capitalización (Small caps)
  • Inversión de Value

DIVIDENDOS O INGRESOS PASIVOS

La estrategia de dividendos o ingresos pasivos quizás sea la estrategia más seguida entre los inversores particulares. Su objetivo consiste en invertir en instrumentos financieros que paguen dividendos o intereses de manera regular. Se busca recibir una renta pasiva. Por lo general, es una excelente estrategia para personas cerca de la jubilación o que ya estén jubiladas, porque los ingresos generados por los dividendos o intereses de la renta fija ayudarán a complementar la pensión. Sin embargo, los inversores más jóvenes y conservadores también pueden optar por tener una parte de la cartera dedicada a este tipo de estrategia, pero es importante tener en cuenta que los dividendos o intereses cobrados se deberían reinvertir para seguir rindiendo para el futuro.

Pros

Es una estrategia sencilla y hay muchos libros y blogs de donde sacar buena información. Los dividendos o intereses cobrados podrán estar de acuerdo con lo que el inversor espera con un riesgo bajo. Eligiendo las empresas adecuadamente, el inversor obtiene una renta pasiva y periódica sin tener que dedicarle mucho tiempo.

A los inversores que tienen un patrimonio del que puedan vivir, los famosos IFs, no tienen la necesidad de invertir todo su patrimonio en activos con más riesgo, pueden prescindir de parte del crecimiento del patrimonio a cambio de una renta pasiva que mantenga su nivel de vida.

De la misma manera, los inversores que desean complementar su renta no están preocupados con las oscilaciones de valores, sino con el pago de los dividendos o intereses. Mientras reciban sus ingresos pasivos, da igual lo que varíe la acción.

Contras

Los inversores más conservadores tienden a invertir una gran parte de sus ahorros en renta fija o acciones que pagan altos dividendos. Eso tiene un riesgo alto de rentabilidades bajas a largo plazo.

Este tipo de estrategia requiere una gran suma de capital para que la rentabilidad por dividendos sea viable como renta pasiva. Una persona que necesite € 2.000,00 mensuales para vivir, tendrá que invertir una suma de € 1.580.000,00, considerando el dividend yield de 1,52 % anual que el mercado está pagando ahora mismo (Fuentes: https://www.multpl.com/s-p-500-dividend-yield ). Si el dividend yield es más alto que eso, por ejemplo 3%, que es el doble de lo que el índice SP500 está pagando, la suma a invertir seria de € 800.000,00

Con este tipo de estrategia los retornos significativos tardaran mucho en aparecer, lo cual no es bueno para los inversores que buscan la independencia financiera o jubilación temprana. Principalmente si no se reinvierte sistemáticamente el 100% de los dividendos o intereses cobrados.

Aquellos que desean dividendos o intereses más altos asumirán más riesgos, lo que puede comprometer el resultado a largo plazo. ¿Por qué? porque las empresas que pagan más dividendos (mayor dividend yield) es porque el precio de sus acciones está más bajo, y eso puede ser una señal que la empresa pueda tener problemas con el pago de los dividendos. En el caso de renta fija con intereses más altos puede significar que la empresa o gobierno pueda tener problemas de solvencia en el futuro.

¿Qué pasa si una empresa corta el dividendo? Probablemente sus acciones habrán caído y, si las vendes, quizá pierdas dinero.

INVERSIÓN SOSTENIBLE

Este tipo de estrategia puede ser importante para los inversores que buscan empresas que sean sostenibles. Son empresas que tienen un buen score ESG (del inglés, medioambiental, social y gobierno corporativo), muy de moda actualmente.

Estos inversores adoptan la perspectiva de que su inversión ayuda a una causa importante. Los que invierten en empresas ESG están más preocupados con el beneficio positivo de su inversión en la sociedad y medio ambiente que con la rentabilidad financiera real de los activos. Esta estrategia está basada en los valores que los inversores tienen. Por ejemplo, si un inversor está muy preocupado con el medio ambiente, no debería invertir en empresas contaminadoras.

Actualmente, este tipo de inversión está ganando más adeptos y consecuentemente habrá más productos financieros disponibles en el futuro.

Pros

Al invertir en empresas sostenibles el inversor está reflejando sus valores personales y determinando su manera de invertir dando prioridad a lo que le importa.

Puede darle la sensación de deber cumplido al apoyar las empresas que tienen valores que el inversor cree que son buenos para la sociedad y medio ambiente.

Contras

Cuando se compra acciones o fondos de empresas sostenibles no significa que el capital invertido será direccionado a la empresa en cuestión. Pues al comprar una acción o fondo lo que ocurre es que otro inversor está vendiendo su parte y la empresa no ingresa este dinero en su contabilidad.

Actualmente, este tipo de inversión está de moda en el sector financiero. Eso hace crecer la oferta de productos y el marketing para atraer público sin que necesariamente signifique buena rentabilidad financiera.

No necesariamente todas las empresas que dicen que son sostenibles realmente lo son.

Este tipo de inversión está alineado con un cambio de paradigma que el inversor desea modificar, por lo tanto, este tipo de inversión es más para personas que tienen un patrimonio alto y que pueda arriesgarse en perder parte de su capital.

Debido al interés del público, gestoras de fondos y bancos por este tipo de inversión, es posible que algunas empresas sostenibles pueden estar muy sobrevaloradas y pueden carecer de elementos sólidos de generación de beneficios.

INVERSIÓN DE CRECIMIENTO (GROWTH)

Esta estrategia se centra en la revalorización de capital de la empresa. Son empresas que muestran signos de crecimiento por encima de la media, a través de sus ingresos y/o beneficios. Normalmente tiene la ratio PE alto debido a su alto precio en el mercado comparado con sus beneficios.

Es relativamente más arriesgada porque suelen ser empresas jóvenes o pequeñas con alto potencial de crecimiento. Actualmente el mercado puede que esté sobrevalorando este tipo de empresas.

Pros

Esta estrategia de inversión puede generar altos rendimientos a corto y largo plazo.

Una inversión en una empresa ganadora puede aumentar el patrimonio mucho más rápido que otro tipo de inversión.

Contras

Las empresas de crecimiento tienen una volatilidad más alta que las demás. Debido a los movimientos bruscos en el precio de la acción el inversor puede vender o comprar en momentos equivocados.

Predecir qué sector o industria tendrá un crecimiento más alto que el resto de los sectores es más fácil que acertar qué empresa ganará la carrera.

INVERSIÓN DE PEQUEÑA CAPITALIZACIÓN (SMALL CAPS)

El valor de mercado de las empresas de pequeña capitalización está comprendido generalmente entre $300 millones y $2 mil millones. Esta estrategia tiene más riesgos que la estrategia de crecimiento, porque las empresas son pequeñas, pero con alto potencial futuro.

La idea central de esta estrategia es comprar empresas jóvenes que aún están baratas, con la expectativa de que alcancen el tamaño de las grandes en el futuro.

Es común que estas empresas pasen desapercebidas en el mercado, porque los inversores se mantienen alejados de su riesgo y los inversores institucionales (como los fondos mutuos) tienen restricciones cuando se trata de invertir en empresas de pequeña capitalización.

Pros

Históricamente tienden a crecer mucho más rápido que las acciones de gran capitalización en general, como las del l S&P 500 o el Dow Jones Industrial Average.

Menor competencia de los inversores institucionales deja la posibilidad para que el inversor particular encuentre empresas con precios más bajos.

Contras

Elegir en qué empresa invertir implica un mayor riesgo, porque el índice de bancarrotas es más alto en esta categoría.

Los precios tienden a moverse mucho sufriendo grandes fluctuaciones cuando algún grand inversor entra o sale de la empresa. Lo que puede ocasionar perdidas de capital o baja rentabilidad.

Las pequeñas empresas pueden tener menos transparencia en sus informaciones.

INVERSIÓN VALUE

Con esta estrategia se busca encontrar empresas que son buenas pero que por algún motivo su cotización esta presionada momentáneamente, provocando que el precio de la acción esté por debajo del valor intrínseco de la empresa.

No distingue qué tipo ni tamaño de empresa. Así, se puede invertir en empresas growth, de pequeña capitalización, dividendos o sostenibles.

Pros

Es un tipo de inversión con menos riesgos, porque solo se invierte cuando el precio está alrededor de su valor intrínseco.

Con la inversión Value se puede obtener la mayor rentabilidad asumiendo menos riesgo. El precio ya está bajo comparado con el valor de la empresa.

La cartera tendrá una menor volatilidad.

Quizás sea el mejor camino obtener las mejores rentabilidades a largo plazo, dado que la inversión en valor se basa en la selección de acciones sólidas que se venden temporalmente "con descuento". Es una estrategia de inversión que brinda la oportunidad de poseer acciones relativamente económicas de empresas comprobadas, que probablemente se recuperen y superen al mercado en el futuro.

Contras

Value Investing no es para todos, ya que aquellos que quieren cosechar los beneficios rápidamente pueden encontrarlo tedioso y dificultoso. Se requiere paciencia.

Es necesario ampliar el conocimiento y educación para tener éxito. Porque es necesario estudiar las empresas para determinar si son buenas y poder calcular su valor intrínseco.

Se requiere la mentalidad de un inversor, donde se debe analizar objetivamente una empresa y tomar la decisión sin emoción.

En mercados con tendencia alcista muy marcada puede ser difícil encontrar empresas value.

¿Y ahora qué? ¿Puedo ya empezar a invertir?

Cuando tengas claro cuál es tu objetivo, para qué o por qué quieres empezar a invertir, y qué estrategia vas a adoptar para ello, ya sólo tienes que ponerlo en práctica. Armar tu cartera con productos que se adapten a tu estrategia.

Casi todas las estrategias que hemos mencionado se pueden aplicar invirtiendo en acciones directamente o mediante fondos o ETFs. En el mercado americano o europeo existen una infinidad de productos que el inversor puede escoger. Muchas veces el inversor novato se agobia ante la sobredosis de productos y gestoras existentes. Pero, si el inversor tiene claro qué estrategia adoptar, el trabajo de selección del producto a invertir es más fácil.

Quizá la estrategia de inversión value sea la más difícil de replicar en fondos mutuos o ETFs. Porque parte del principio de que se invierte en el negocio de la empresa. Eso significa que se debe estudiar y entender el negocio para saber si el precio de la acción o bonos está barato o caro.

Recuera que, tal y como dijimos en nuestra entrada de Diversificar al invertir, a medida que aumente tu patrimonio o cambien tus objetivos, podrás también diversificar en estrategias. Nadie te obliga a mantener siempre una única estrategia, ni a que sea única.

Nosotros adoptamos la estrategia de inversión Value. Nuestras mayores posiciones las compramos siguiendo esta teoría. Sin embargo, somos conscientes de que en el mercado actual esta difícil encontrar empresas buenas y que a la vez estén devaluadas. Por eso mezclamos nuestra estrategia con la inversión en crecimiento para aprovechar las subidas del mercado actual.

¿Y vosotros, cual estrategia os gusta más y cual realmente aplicáis en vuestras inversiones?


C&M Inversores

¡Hola! Somos ingenieros de profesión e inversores por afición. Nos gusta todo lo relacionado con el análisis de empresas y la inversión en bolsa. ¡El loco mundo de Wall Street! Hacemos gestión activa de nuestras inversiones y seguimos la filosofía Value combinada con estrategias de trading. En nuestro blog contamos nuestra experiencia y operaciones. cyminversores.com/blog  

Ir a los artículos del autor
Artículos que deberían interesarte..