¡No inviertas en bienes raíces en tiempos de inflación! Nuevo golpe de inflación a la vista
fot. freepik.com

Invertir en un momento de alta inflación requiere precaución. En la búsqueda de inversiones de capital atractivas, cometemos errores que pueden causar pérdidas mucho mayores a nuestros ahorros que la mera pérdida de una parte de su valor de compra.


 Comience a operar ahora con un broker confiable

¡Abra su cuenta demo gratuita hoy mismo! 

 

Visite nuestro sitio web

 


 

Es evidente que pronto enfrentaremos otro golpe de inflación. Sin embargo, muchas personas aún tienen poca experiencia en invertir ahorros. Somos propensos al encanto de los magos de Internet que recomiendan ganancias seguras sin riesgo. Depósitos basados ​​en criptomonedas, inversiones en el mercado de divisas, préstamos a pequeñas empresas... Estos son los tres errores más comunes que cometemos al invertir en tiempos de alta inflación.

Y lo cierto es que lo ideal es poner el dinero en activos ilíquidos. En tiempos inciertos, los bienes raíces parecen ser el salvavidas para muchos de nosotros. Como no podemos hacer otra cosa con el dinero, lo invertimos en un apartamento, pensando que los precios de las propiedades están subiendo, por lo general no hubo problemas con el alquiler, por lo que esta es una protección perfecta contra la inflación.

No obstante, esto no es del todo cierto. Los errores en la inversión a menudo se asocian con un enfoque demasiado devoto de los bienes raíces. Primero, los precios de las propiedades no siempre aumentan lo suficientemente rápido como para proteger el dinero contra la inflación. Después de la crisis financiera, han ido disminuyendo constantemente.

Los inmuebles que no se alquilan cuestan una media del 2-3% de su valor al año (alquileres, facturas). Los ingresos por alquiler se sitúan actualmente en torno al 3-4% anual, que es inferior a la inflación. Por supuesto: los bienes raíces pueden proteger el dinero contra la inflación (especialmente en la perspectiva de 10 años y más), pero si queremos "esconder" el dinero en el mercado inmobiliario durante 2-3 años, no garantizan la protección contra la inflación.

Además, hay otro problema: la liquidez. Invertir todo el capital en activos que no son líquidos y, por lo tanto, venderlos puede llevar varios meses, no es una idea óptima en condiciones de alta inflación. Este es el momento en que el efectivo es el rey. Los dueños de la situación (y de las negociaciones de precios) son quienes tienen efectivo y quieren comprarlo, no quienes no lo tienen y quieren venderlo.


Laura Martínez

Editor del portal FXMAG. Puedes seguir al autor en LINKEDIN | FACEBOOK TWITTER

Ir a los artículos del autor
Artículos que deberían interesarte..