Industrias del futuro: ¿Vale la pena invertir en el oro?
En el artículo descubrirás:

Los tiempos de la crisis requieren reeestructuración de carteras.

Los metales preciosos, entre ellos el oro, pasaron la primera mitad del 2020 de una manera fenomenal. Este metal real creció más del 28% entre enero y agosto. Los máximos históricos de 2011 fueron superados a finales de julio. En un momento, una onza cotizó en 2070 dólares.

 

Un interés tan grande en el oro es un efecto natural de los últimos acontecimientos globales relacionados con la pandemia del Covid-19. Hay que señalar que los tipos de interés reales esperados permanecen negativos. Es el efecto de la actuación conjunta de los bancos centrales, que a lo largo de los últimos meses han mitigado significativamente su política monetaria. Se trata de reducir el coste del dinero y de la puesta en marcha o de la ampliación de los programas de compra de activos. El resultado son unos tipos de cambio que se mantienen en un nivel bajo histórico, que a menudo se acerca al cero. A favor del poder del oro argumenta también un creciente balance total de la FED (7 billones de dólares), que esta institución ha duplicado desde el comienzo de la pandemia. Últimamente, el rally del oro es apoyado también por la debilidad del dólar. La divisa americana probablemente seguirá débil a largo plazo, lo que constituye el resultado de la política monetaria aplicada por la FED. El mercado teme también una inflación elevada. El oro, en estas condiciones, debería defender su cotización alta.

Uno de los líderes de los fondos basados en oro físico es ETF SPDR Gold Trust, que está gozando de mucha popularidad. En agosto este sujeto poseía 1252,1 toneladas, mientras que desde el comienzo del año el capital gestionado ha subido un 46%. Para comparar, el segundo mayor ETF que invierte en el mercado del oro (iShares Gold Trust) posee poco más que 500 toneladas del metal. El líder no está arriesgado. Uno de los grandes accionistas de ETF SPDR Gold Trust es Ray Dalio  -un inversor conocido- que ha aumentado este año su participación en este fondo de 600 millones a 914 millones de dólares.

 

Warren Buffett y el oro

Las inversiones en las acciones de las minas de oro se han vuelto extraordinariamente populares después de la noticia de que Warren Buffett ha comprado activos de sociedades que extraen este metal. La empresa Berkshire Hathaway, que pertenece a este ícono de inversiones, ha añadido a su cartera de inversiones, entre otros, las acciones de la mina de oro canadiense Barrick Gold. Buffett ha decidido comprar hasta 20,9 millones de acciones, lo que corresponde a un valor de aprox. 563 millones de dólares. El interés en un sujeto que extrae este metal real gana incluso más importancia si unimos este movimiento con la información de que Buffett se ha deshecho, al mismo tiempo, de las acciones de tales bancos como Wells Fargo (la venta de 85,6 millones de acciones), JPMorgan (la venta de 35,5 millones de acciones) o Goldman Sachs (la venta de todas las acciones poseídas).

Barric Gold es una de las minas más grandes de metales preciosos. La sociedad, con una capitalización enorme de aproximadamente 48 mil millones de dólares, registró unos resultados excelentes en el segundo trimestre de 2020. La venta subió un 48% respecto al trimestre anterior. La rentabilidad por acción mejoró un 81%. Como sabemos, Warren Buffett siempre ha tenido una actitud escéptica hacia las inversiones en el oro. Consideraba este activo una póliza de seguro ante el miedo. Probablemente, el periodo de la pandemia ha causado que el multimillonario haya empezado a percibir la situación del la economía global de una manera diferente.


Agata Zep

Editor del portal FXMAG

Ir a los artículos del autor
Artículos que deberían interesarte..