El volumen de las transacciones de fusiones y adquisiciones cae a niveles no vistos desde hace años

La incertidumbre respecto a los efectos a largo plazo de la pandemia está frenando la materialización de numerosos acuerdos. Los compradores esperan precios más bajos que antes, mientras que los que venden lo hacen casi siempre por tener una urgencia.

 

Estamos de vuelta en los niveles de 2012

Según los datos publicados por la Asociación para los Mercados Financieros en Europa, el volumen de las operaciones acordadas a la semana se situó por debajo de los 2.000 millones de euros a finales de marzo y en el comienzo de abril. Si miramos los datos del primer trimestre de este año, la media semanal se había situado entre 15.000 y 20.000 millones. En cuanto a las valoraciones a las que se han cerrado los acuerdos, la situación es aún peor. Durante los tres primeros meses de 2020, el múltiplo de precio sobre ebitda se desplomó hasta los 8,8 veces. En 2012, durante la crisis financiera en Europa, había sido de 8,5 veces. El factor clave para este retroceso fueron los inversores industriales, que se han vuelto incluso más cautelosos que el año pasado. Los principales problemas que han tenido que afrontar fue la falta de liquidez, así como el daño en sus negocios causado por la crisis.

 

Ventas por desesperación

Los bajos precios no le gustan a los que quieran vender, pero a veces aceptarlos es la única solución que queda para salvarse. Las fuentes de la banca de inversión pronostican que esta tendencia no va a cambiar pronto. Los que pueden, prefieren esperar a que pase la tormenta. Sin embargo, muchos están vendiendo participaciones minoristas para recuperar un poco de dinero y pagar las deudas o para aprovechar otras oportunidades de crecimiento que parezcan ofrecer mejores resultados a largo plazo.


Agata Zep

Editor del portal FXMAG

Ir a los artículos del autor
Artículos que deberían interesarte..