Cada vez más cerca de la deflación

Los precios dentro de la eurozona han quedado en el 0,3% anual con respecto al año pasado.

Las previsiones de los analistas hablaban de 0,4%, por lo que finalmente resulta que el dato final ha estado por debajo. El impacto del coronavirus en el consumo está hundiendo los precios de todo el mundo.

El petróleo ha caído a los mínimos de dos décadas, de manera que los precios relacionados con la energía se han desplomado frente al año 2019.

Según Eurostat abril ha sido un mes concentrado en las medidas de combatir el coronavirus prácticamente en todos los países. La tasa de inflación anual en la zona euros fuen del 0,3% frente al 0,7% de marzo. Hace un año este porcentaje fue de 1,7%.

Los más y los menos afectados

Por países, la tasa anual más baja registró Eslovenia (-1,3%), Chipre (-1,2%), Estonia y Grecia (0,9%). Por otra parte, las tasas anuales más altas se han visto en República Checa (3,3%), Polonia (2,9%) y Hungría (2,5%). En comparación con marzo, la inflación anual cayó en veintiséis Estados y se mantuvo estable en uno. La contribución a la tasa de inflación anual más grande fue de alimentos, tabaco alcohol, seguido de servicios, bienes industriales no energéticos y energía.

Actualmente con las medidas impuestas por los gobiernos, se está generando una demanda deprimida frente a un exceso de capacidad productiva. Como explica Axa Investments Managers "A corto plazo, el riesgo es una deflación moderada persistente. Esto sería el resultado de una disminución continua del PIB nominal en la segunda mitad del año y una confianza sostenida y moderada. Los cierres impulsados por los gobiernos, obviamente, controlan la actividad económica, generan aún más desempleo y disminuciones en la renta disponible, y refuerzan las presiones a la baja sobre los precios y las expectativas de deflación".


Dariusz Hinca

Editor del portal FXMAG

Ir a los artículos del autor
Artículos que deberían interesarte..