Argentina: ¿Llegó el momento de un peso digital o de usar Bitcoin como alternativa a la moneda nacional?

Cointelegraph en Español le preguntó a expertos y referentes del ecosistema cripto en Argentina si llegó el momento de un peso digital en Argentina.

El viernes pasado, Argentina vivió una situación extraña y controvertida. En medio del aislamiento por la pandemia del Coronavirus Covid-19, una gran cantidad de jubilados asistió a bancos de todo el país para poder cobrar sus haberes, lo que provocó sorpresa por lo sucedido en medio de la cuarentena. Esto trajo mucha indignación hacia el Gobierno Nacional y el sistema bancario, y surgieron preguntas razonables entre la población: ¿Por qué el sistema no está preparado para evitar esta concurrencia y aglomeración de gente? ¿Por qué no se pagó a los jubilados de otra manera, como ya hicieron en otros países?

En este contexto, Cointelegraph en Español le preguntó a expertos y referentes del ecosistema cripto en Argentina si llegó el momento de un peso digital en Argentina y si Bitcoin podría ser también una solución o una alternativa lo que sucedió.

Santiago Molins, fundador de IT4Crypto y especialista en Bitcoin ATMs

Sin duda una solución digital puede mejorar el formato del dinero para los más entendidos, sin embargo hay que asumir que alguna gente usará efectivo hasta su muerte por lo cual debería ser una solución complementaria. Cualquier solución de dinero estatal virtual debe ser privada, fungible y al portador. Cabe aclarar que el gobierno argentino enfrentó de forma directa a las billeteras electrónicas para favorecer al lobby bancario y que además toda transacción digital paga impuestos. Recién ahora, luego de este bochorno mundial están rectificando una parte.

Bitcoin no está listo para este nivel de masividad pero tampoco la sociedad está lista para entender Bitcoin. El rol de Bitcoin en este momento es ser usado por quienes se toman el tiempo y la dedicación de entenderlo. El rol de quienes lo entendemos es explicarle a los demás que el dinero fiduciario es una extorsión y que solo seremos libres cuando sea una opción usarlo y no una obligación. La única manera de llegar a este punto de quiebre es pacíficamente y con el paso del tiempo. La teoría de juegos que está escrita en el código fuente de Bitcoin se encargará del resto.

Santos Barrio, gerente de operaciones de Qubit.com.ar

El peso argentino ya es digital. Cuando se hace una transferencia o se usa un medio de pago electrónico, no hay ningún movimiento físico de dinero. Sí se podría hacer algo así como un criptopeso, algo parecido a Tether. El peso argentino es una moneda muy repudiada, que nadie quiere usar. Y se usa solamente porque la gente está obligada. Se devalúa el 60 por ciento todos los años. Tether es diferente, porque es como un dólar digital y la gente lo busca incluso para ahorrar. Un criptopeso podría ser usado para hacer transacciones. La gente querría deshacerse del peso. Tether permite hacer transferencias internacionales, de forma instantánea pero sin regulaciones. En cambio el peso no se usa para transacciones fuera de las fronteras. Es así que sería interesante un criptopeso, y en Qubit lo estamos considerando para lo que es ofrecer instrumentos financieros en pesos que quizá solamente ofrecen los bancos. Si los instrumentos se ofrecen en criptopeso, por ejem, en un plazo fijo, se cumpliría con la regulación. Lo estamos analizando pero todavía no hay nada concreto.

Por otra parte, las empresas vinculadas a Bitcoin lideran buena parte de los desarrollos de nuevos medios de pago, innovación en la inclusión financiera en Argentina. Las empresas de cripto pueden tener un rol en la solución de problemas a corto plazo. Quizás en el corto plazo nadie va a cobrar la jubilación en Bitcoin o pagarle al kiosquero en bitcoin, pero sí hay herramientas como el CVU u otras cuestiones que pueden ayudar a la gente a salir de su casa por la cuarentena y también facilitar su vida en temas financieros.

Creo que no están dadas las condiciones para el uso masivo de bitcoin para transferencias pequeñas, comprar en negocios, etc. Es algo que se está solucionando con Lightning Network, que debería salir para uso masivo en poco tiempo. Y en ese caso quizá sí se podría empezar a utilizar bitcoin para transacciones pequeñas. También tiene mucho que ver el contexto. A medida que se van deteriorando los medios de pagos, como es el caso de Argentina y Venezuela, empieza a tener más sentido utilizar criptomonedas.

Nicolás Litvinoff, director de Estudinero.org

Si llegó el momento del peso digital en Argentina, creo que por más que el estado del arte está dado para que se pueda tener una moneda digital, pienso que todavía no es el momento. Porque la situación de la economía argentina tiene que ver con una encomia informal que es muy grande. Esto es la gente que trabaja y cobra “en negro” . Y eso hace que lo que sería tener una moneda digital, que de alguna manera tendría que estar bajo la órbita del Banco Central, o dentro del sistema bancario, haría que toda esa parte de la población que está en negro vea en peligro su trabajo y sus ingresos. Una de las razones por la que esa gente está “en negro”, es porque sus empleadores los contratan porque no quieren pagar impuestos. Y no estarían dispuestos a pagar ingresos en una relación de dependencia. Entonces me parece que por ahora no es el momento, por más que me gustaría. Estamos muy lejos todavía del grado de bancarización que tienen países más desarrollados, como por ejemplo los europeos o escandinavos.

Si el bitcoin puede ser una alternativa a lo que pasó con los jubilados, creo que no para ese caso. Justamente los jubilados que fueron y desbordaron los bancos en Argentina, es gente que hizo eso porque no sabe cómo manejar una tarjeta de débito. No quieren tener tarjeta de débito y quieren confiar en efectivo en la mano. A un grupo etaria como el de los jubilados que desconfían de una tarjeta de crédito o no saben cómo utilizarla, tener que hablarles sobre la llave privada o como cuidar un criptoactivo o una moneda digital, me parece que es todavía más difícil. Me parece que lo que Bitcoin y los criptoactivos, tienen un amplio grado de aplicación, pero eso va a ser con el tiempo, cuando los millennials y los centennials, incluso la generación X, vayan teniendo más poder adquisitivo y deseen utilizar cuando vean las facilidades y ventajas que tiene Bitcoin con respecto a las monedas tradicionales.

Germán Guismondi, Asociado de Paxful en Argentina

Sobre el peso digital, creo que hoy es una utopía. Tenemos un sistema que ya puede ser 100% digital pero los argentinos optamos por tocar el papel. Las largas filas del viernes pasado en los bancos lo demostraron. Todos esos jubilados tienen una cuenta en el banco, pero no saben usarlo, y no podemos exigirles que lo hagan porque a la mayoría les cuesta mucho y otros sencillamente no confían en ese sistema. Es cultural. Es probable que en una década ya estemos preparados como sociedad para hacerlo pero hoy es imposible. Si el gobierno optara por un peso digital debería ser gradual y convivir con los pesos físicos. Creo que sería de adopción masiva, exceptuando a los jubilados. Sería infalsificable, de fácil implementación porque todos los comercios tienen un celular y no tienen que invertir tiempo y dinero en un posnet, bajaría los costos de impresión y distribución del dinero. Y sobre todo habría un control minucioso de dónde y quién tiene el dinero. Podrían percibirse los impuestos de manera inmediata, en una operación comercial el IVA (Impuesto al Valor Agregado) podría ser descontado y trasladado en esa misma acción a las arcas de la AFIP (el ente recaudador de Argentina), los conceptos por Ingresos brutos y tasas municipales. La evasión sería nula y podrían bajarse drásticamente si quisieran. En lo único que se parecería al Bitcoin es que utilizaría blockchain, pero sería obviamente centralizado. Y en cuanto a la emisión limitada no creo que ningún gobierno se atreva a tanto. Pero repito, hoy sería utópico.

Leo Elduayen, COO de Koibanx

La realidad es que el peso ya es digital en Argentina. No tenemos que confundir dos cosas: por un lado, más del 80% de la existencia de pesos en circulación hoy vive en saldos electrónicos de instituciones financieras, no en papel. Por ende, para mí, el peso hoy ya es digital en Argentina. Sin embargo, sí es cierto que no lo movemos de manera digital, debido a que más del 50% de las transacciones sigue sucediendo en efectivo. Necesitamos sin duda, herramientas de pago electrónicas. Hoy hay varias, es cierto, pero todas fallan en dos aspectos principales:

(i) Conexión entre ellas mismas y el sistema financiero. Hoy, mover saldo entre billeteras o de billetera al banco y del banco a billetera, no es siempre posible. Cuando lo es, no es lo sencillo que debería y mayormente no hay buena relación costo-eficiencia. Esto es un problema.

(ii) Necesitamos poder trasladar el mismo nivel de privacidad del efectivo a los pagos digitales. Si el fiscalizador utiliza las plataformas electrónicas como agentes de recaudación y/o el usuario es invadido en lo que respecta a sus datos personales para hacer una simple operación, ya sea por subsistencia de su negocios (necesidad de no reportar todos los ingresos) o privacidad personal, el usuario termina prefiriendo el efectivo.

Resumiendo, necesitamos un sistema de pagos interconectado, seguro, ágil y con suficiente privacidad. Aquí es donde Blockchain tiene su chance ya que cuenta con mucho de esto resuelto intrínsecamente.

Con respecto a si Bitcoin puede ser una solución o alternativa a lo que pasó, creo que sí, pero parcialmente. Digo parcialmente porque, en mi opinión, Bitcoin ha evolucionado para convertirse en una reserva de valor digital, siendo una versión mejorada y optimizada del oro. No estamos viendo, por su velocidad y capacidad transaccional, la adopción de Bitcoin en pagos menores de consumo diario. Pero sin duda es Bitcoin un activo de refugio para instituciones y personas físicas que necesiten resguardar su patrimonio ante la inminente recesión que ya estamos viviendo. Habrá que ver si con la masificación de tecnologías como Lightning Network o side-chains, llegamos a llevar a Bitcoin o algún derivado/complemento de BTC a ocupar ese lugar transaccional. Tengo fe de que sí.

Federico Ast, CEO de Kleros

Teniendo en cuenta lo que pasó el viernes en los bancos, no creo que sea tanto que se requiera un peso digital. Hay muchos países donde la moneda es digital desde hace muchos años sin llamarla moneda digital. En el mundo avanzado en general ya la gente usa muy poco el efectivo. El dólar ya es de alguna manera digital, porque la gente usa tarjetas de crédito o apps de pago, por ejemplo. Lo que resuelve el problema de la transmisión de virus, que podría pasar a través de los billetes o la aglomeración de gente, no es tanto un peso digital, sino la transición hacia el mundo fintech, la gente utilizando aplicaciones de pago, tarjetas de crédito, de débito. No sé si el peso digital es una respuesta. Quizás puede servir para otras cosas pero quizás no para evitar contagios.

Con respecto al Bitcoin, más que una solución a estos temas de contagios y Coronavirus, creo que es una solución que tiene que ver más, por ejemplo, con lo que pasó en Estados Unidos, donde Trump anunció un paquete de rescate con gran cantidad de impresión de dinero para la economía. El bitcoin es como oro digital. Nadie puede imprimirlo de manera voluntaria. No hay un banco central. Bitcoin les saca a los gobiernos la posibilidad de imprimir dinero para los gastos que quieran hacer. Bitcoin sirve para que la gente tenga su soberanía monetaria y los gobiernos no les puedan producir inflación ni quitar su dinero.

El mundo venía con muchas deudas incluso en países avanzados. El bitcoin podría ser una solución para un mundo de inflación que viene. Una manera para que la gente pueda resguardar sus activos de forma segura y digital.


Nicolás Litvinoff

Nicolás Litvinoff, director de Estudinero.org http://nicolaslitvinoff.net/ https://www.estudinero.org/ 

Ir a los artículos del autor
Artículos que deberían interesarte..